Aprende a entender a tu perro para poder ser feliz a su lado por 0€

Domina las técnicas de los adiestradores caninos profesionales para comunicarte con él con este curso gratis.

CÓMO ENSEÑAR A UN CACHORRO A NO MORDER

VALORACIÓNES

Hoy os enseñamos cómo enseñar a un cachorro a no morder.

Pero no solo eso… te vamos a enseñar porqué ocurre esta conducta, que procesos psicológicos están implicados y las técnicas para poder solucionar este problema. 

  

Además sucede que no es lo mismo trabajar con un cachorro sin experiencias previas, que trabajar con un perro que ya tiene este comportamiento desde hace un tiempo. Vamos a desmentir el uso de técnicas y pautas repartidas por internet.

Tenemos una ACADEMIA OLINE donde podréis encontrar información de todo tipo en formato de podcast, artículos, etc… Además de un montón de cursos para realizar online de nivel profesional.

¿Por qué mi cachorro muerde?

Antes de corregir una conducta siempre debemos saber por qué ocurre, en este caso existen diferentes motivos de porqué el cachorro nos muerde..

La dentición es una de las causas por las que el cachorro muerde, hasta que no terminan de salirle los dientes tendrá malestar y será frecuente que este intente aliviarse.

Exploración: 

Los cachorros exploran a través de su boca, así que es normal que intente morder diferentes objetos, incluidos accesorios que llevamos puestos.

¿por qué mi cachorro muerde?

Aburrimiento:

En muchas ocasiones nuestros perros no están suficientemente estimulados, o sea están infraestimulados, pero hay que tener cuidado con el tipo de estimulación que damos porque puede que no sea la más correcta. Para el cachorro es sumamente atractivo ir donde está la acción, y nosotros nos movemos bastante. Y si, ya se que muchos de vosotros estáis parados y vuestro perro os muerde, pero esto es porque ya tiene experiencias previas, nos os preocupéis lo vemos más adelante

¿POR QUÉ MI CACHORRO MUERDE?

Estrés:

Si tenemos un perro estresado es muy probable que no pare de morder.

¿POR QUÉ MI CACHORRO MUERDE?

Sueño y hambre:

En muchas ocasiones ocurre que cuando nuestro perro tiene sueño o hambre se pone muy revoltoso y no para de morder, algo parecido también lo vemos en bebés humanos que por estos mismos motivos lloran sin parar.

¿POR QUÉ MI CACHORRO MUERDE?

Estas serían las razones justificadas por las que un perro empieza a morder, pero como norma general un perro que muerde constantemente es porque tiene experiencias previas donde ha aprendido a morder.

También ocurre que en muchas ocasiones jugamos con nuestros perros con las manos y lo que es un juego que aparentemente no tendrá mayor repercusión se convierte en un juego donde el perro intenta constantemente cazar las manos, nuestras manos no se cazan, si queremos jugar a algún juego de caza que sea utilizando un mordedor para que su mordida se dirija al juguete.

Entonces nos vamos a encontrar que en algunas ocasiones nos muerde porque está estresado, en otras ocasiones porque tiene hambre o sueño, en otras ocasiones porque está aburrido, en otras porque está explorando y otras porque tiene malestar en las encías, sin contar que puede que ya haya aprendido a interaccionar con su dueño de esta forma, dentro de la conducta de morder hay diferentes motivos por los que el perro muerde y por eso no tiene sentido que lo trabajemos de una sola forma, habrá que adaptarse y tener diferentes alternativas.

¿Cómo se comunican los perros entre sí?

Cuando los cachorros están conviviendo con la madre y los hermanos realizan estas mismas mordidas, entonces lo que suele suceder es que cuando dos perros están jugando y uno le hace daño al otro lo que ocurre es que el juego se acaba y a medida que se dan estas repeticiones los cachorros terminan aprendiendo que si quieren seguir jugando tienen que regular la mordida, o sea que poco a poco van ajustando su mordida para no hacer daño. 

Lo que pasa en el ser humano es que no aplicamos esta misma técnica en cada ocasión y además en muchas ocasiones si lo hacemos somos muy imprecisos en el timing. Tenéis un vídeo donde explicamos el timing, pero básicamente nos referimos a la precisión. A esto hay que añadirle que tienen unos dientecitos que parecen agujas, así que con poca fuerza que hagan nos hacen daño, o sea que si el perro ha regulado la mordida con los hermanos, después le queda el trabajo de adaptarse a la sensibilidad humana.

Pero hay que tener en cuenta una cosa, básicamente lo que está haciendo que los cachorros aprendan a regular la mordida es un castigo -, en el vídeo de aquí tenéis explicado que es esto, aunque básicamente un castigo – es simplemente quitar algo que le gusta al cachorro, en este caso cesa la atención y el juego. Al ser un castigo la frecuencia en el comportamiento de morder de forma inadecuada baja.

¿Qué cosas no tienes que hacer para enseñar a un cachorro a no morder?

No decir ¡hay! En muchos sitios veréis que hay que decir hay para que el perro observe que te ha hecho daño. Lo que puede ocurrir es que se asuste y eso va a depender en gran medida del grito que des y de la sensibilidad de tu perro. Pero principalmente lo que ocurre es que lo distraes de lo realmente importante que es que se de cuenta que debido al mordisco el juego va a cesar el juego o la interacción. Es una cuestión de dónde tiene la atención.

No regañar: Si regañamos vamos a debilitar el vínculo que tenemos con nuestro perro, además el timing tiene que ser excepcional, pero incluso siendo muy bueno el riesgo de que se creen malas asociaciones en cuanto a nuestra presencia, la interacción con nosotros y el entorno es muy elevado. Recordar que es un bebé y es muy sensible y además en esta edad es muy fácil que se quede marcado.

No utilizar sprays picantes o similares: En muchas ocasiones se utilizan sprays, estos sprays suelen ser desagradables para el perro, lo que se hace es que el humano se rocía con la sustancia y cuando el perro va a morder cualquier objeto o nuestras manos asocia que es desagradable, pero recordar que lo último que queremos es que el perro asocie que tocarnos es desagradable, no podemos dejar que se produzca esa asociación o sea nos puede tocar, lo que no puede hacer es mordernos.

No excitar al cachorro para interaccionar con él: Porque si no en ese estado de efusividad es fácil que utilice su boca, y que además lo haga con una fuerza desmedida, entonces no podemos excitarlo en cada interacción porque aprenderá que se interacciona así con nosotros, y claro luego andamos buscando como regañarlo o generar que tenga malas experiencias con nuestra interacción como en el caso del spray.

No jugamos a juegos de caza con nuestras manos: Lo que no podemos hacer es que el cachorro aprenda a jugar a esos juegos con nuestras manos. Las manos no se cazan.

No encerrar al cachorro o confinarlo: Sin haber hecho un trabajo previo y sabiendo lo que se hace, ahora hablamos de esto más adelante porque hay que explicarlo detenidamente.

Os dais cuenta de que varias de estas cosas que hemos mencionado en lugar de buscar el porqué ocurre la conducta solo se busca la forma de castigar o generar malas asociaciones. Si un humano pide comida porque tiene hambre se le da de comer y ya está y no buscamos formas de fastidiarlo para que deje de pedir, entonces por qué lo hacemos con los perros.


¿Qué puedo hacer cuando mi cachorro muerde?

  • Lo primero sería facilitar la estimulación necesaria diaria, poder realizar juegos de olfato con nuestro cachorro de dificultad no muy elevada nos ayudará, el poder realizar algunos ejercicios de obediencia básica también nos va a aportar en ese sentido, lo obediencia debe ser leve, no un trabajo muy intenso, no podemos sobreestimular, porque podría ser contraproducente.

  • Debemos proporcionar a nuestro perro la posibilidad de que muerda y experimente objetos de diferentes texturas, goma, madera (que no se astille), cuero, etc.. una gran variedad de texturas diferentes nos va ayudar en su exploración.

  • Que pueda tener mordedores para aliviar ese malestar por el problema de dentición es importante, deben ser juguetes seguros para que los pueda utilizar sin nuestra supervisión, y por juguetes seguros nos referimos a juguetes, que  no se rompan, que no se los pueda tragar y que no sean tóxicos.

  • El juguete kong puede ser una de las mejores alternativas ya que además de ofrecer estimulación mental, nos ofrece entretenimiento y un buen mordedor que incluso podemos meter en el frigo o congelador potenciado el alivio que va obtener el cachorro a la hora de interaccionar con él, con este juguete podemos matar varios pájaros de un tiro.
  • Debemos cubrir las necesidades de alimentación en nuestros perros y es super importante respetar el sueño del cachorro, cuando el cachorro duerme no se le molesta, si tenemos niños en casa hay que enseñarles a que no se perturba el sueño del cachorro, en esta edad es muy importante.
  • Si el cachorro se acerca a nosotros con la intención de morder podemos utilizar un RDI, refuerzo diferencial incompatible, aunque esto aún no lo hemos visto en el canal básicamente es pedirle una conducta que es totalmente incompatible con mordernos, esto entra dentro del condicionamiento operante que ya hemos visto en el canal. Por ejemplo: cuando nuestro perro viene a mordernos le podríamos pedir algunas órdenes sencillas como darnos la pata, sentarse o tumbarse, para ello vamos a tener que haber trabajado previamente estos ejercicios de obediencia básica y necesitaremos tener premios repartidos por la casa, para que en el momento que lo necesitemos lo podamos emplear rápido. Con esto vamos a subir la frecuencia del comportamiento que es incompatible con morder como puede ser darnos la pata, sentarse o tumbarse y va a descender la frecuencia del comportamiento de mordernos, a parte de esto vamos a fortalecer los comportamientos elegidos debido a la repetición.
  • Otra alternativa es tener mordedores repartidos por toda la casa para que cuando el cachorro venga con la intención de mordernos le podamos facilitar una alternativa. Los mejores mordedores son de tipo interactivo, existen multitud de juguetes que no necesitan de un relleno especial o entretenido como puede ser el kong, sino que con unos cuantos premios podemos conseguir que el perro interactúe con el juguete un tiempo muy superior al que se podría dar con un mordedor de trapo, tela o similares que simplemente los puede utilizar para morder. Porque utilizar juguetes de tipo interactivo como el que véis en las imágenes en lugar de un simple mordedor es porque en muchas ocasiones lo que ocurre es que le damos a nuestro perro un mordedor y se cansa del juguete en 5 segundos, ¿Por qué ocurre esto? Sencillo lo que ocurre es que mientras se lo damos lo estamos agitando y cuando lo soltamos esto para de moverse por lo que es fácil que termine yendo donde está la acción que suelen ser los cordones de las zapatillas, las manos, nuestra ropa etc… Pero si en lugar de esto facilitamos un mordedor que además tiene incrustados unos cuantos premios la conducta del cachorro persistirá el tiempo suficiente como para desplazar la conducta. Y diréis, ¿pero así solo lo estamos distrayendo? sí y no, en realidad lo que ocurre es que estamos forzando el desplazamiento del comportamiento debido a que cuando el perro lleve mucho tiempo sin realizar la conducta que queremos disminuir, el comportamiento se debilitará, estamos forzando una extinción, tanto clásica como operante. De esto no hemos hablado en el canal pero lo explicaremos de forma rápida más adelante para que entendáis algunas cosas, sobre todo las personas que tenéis un perro que lleva ya un tiempo con este comportamiento.

  • Otro matiz en cuanto a los juguetes de morder o de tira y afloja como pueden ser nudos o similares es que cuando jugamos con nuestro perro con estos accesorios, lo que estamos realizando son juegos de caza y los juegos de caza son excitatorios y van a activar más aún al perro.


También podemos facilitar mordedores comestibles, como pueden ser huesos de piel, o similares que puedan ofrecer a nuestro perro una buena dosis de entretenimiento.

  • Ahora vamos a hablar sobre encerrar al perro, no podemos encerrar al cachorro en una habitación a modo de castigo o time out o tiempo muerto, pero si nuestro cachorro se pone muy pesado porque tiene sueño al igual que pasa con los bebés humanos que se ponen revoltosos lo que hacemos es facilitarle el acceso a un lugar previamente trabajado, como una habitación o preferiblemente un parque para perros, de esta manera evitaremos que nos esté mordiendo dado que en esta situación no tendría cabida ni castigos, ni RDI, ni alternativas, ni nada de eso, hay que adaptarnos, solo necesita descanso. No se trata de encerrarlo sino de ofrecerle un lugar de descanso donde además evitemos que nos muerda hasta que se relaje.
  • Vamos con el trabajo de castigo – (negativo), nos ponemos a la altura del cachorro, y empezamos a interactuar con él de una forma calmada, si nos muerde directamente nos levantamos y nos vamos, tenemos que ser muy rápidos, no podemos dejar que el perro nos muerda durante 15 segundos y que después le quitemos la atención, porque así va a ser muy difícil que lo pueda relacionar, debemos ser precisos, debemos tener un buen timing, y con el paso de las repeticiones el cachorro relacionará que debido a morder la atención y el juego se acaba.

  • Después de haber realizado lo mencionado anteriormente tenemos que tener en cuenta que hay que ayudarle para que pueda regular su mordida, por un lado buscamos que el cachorro no esté todo el día mordiéndonos pero por otro lado no podemos dejar que el perro se lleve el mensaje de que no nos puede tocar con los dientes, porque en muchas ocasiones si va a estar permitido, por ejemplo cuando le demos premios va a haber un contacto directo entre su boca y nuestras manos. Se trata de hacerle entender que no puede morder, que no es lo mismo que tocar con los dientes o boca. Así que para ello lo que haremos será preparar premios y se los damos en la boca con los dedos en pinza, si nuestro cachorro coge los premios con mucha fuerza y nos hace daño, cerramos la mano y escondemos el premio, lo volvemos a intentar hasta que nuestro perro lo coja de una forma más adecuada, practicaremos este ejercicio de vez en cuando para ayudarle a regular la mordida, tiene que desarrollar una boca blanda. Si os fijáis bien estamos empleando un castigo -, o sea el mismo concepto que hemos visto anteriormente solo que en lugar de quitarle algo que le gusta como puede ser nuestra interacción o presencia lo que le quitamos es el premio, vamos que si muerde despacio le será entregado y si muerde fuerte el premio se esconde, de esta manera forzamos para que relacione o asocie que si muerde fuerte no hay premio, tener paciencia, ya que cuando escondemos el premio en algunas ocasiones los cachorros se frustran y puede que incluso se pongan más pesados, paciencia y precisión.

  • Veréis algunos consejos por internet donde hablan de ofrecer premios con la mano abierta para evitar que nos muerda, pero en realidad necesitamos hacer el ejercicio que hemos dicho antes para que tenga la oportunidad de regular la fuerza de la boca. En este caso no estamos trabajando que no nos muerda, estamos trabajando la dureza de la mordida. Los cachorros que tienen una boca más dura, como norma general suelen ser aquellos que ha sido separados de la madre y hermanos a edades demasiado tempranas y que por lo tanto no han tenido la oportunidad de regular la mordida, como norma general cuando regulan la mordida con los hermanos y la madre sucede que llegan a las manos del humano con una boca más blanda pero que aún tenemos que trabajar para que se ajuste a la sensibilidad humana, imaginad si directamente no a tenido oportunidad alguna de regulación de mordida, si es así tendrá una boca dura, o esto se suele dar en un porcentaje muy elevado.

Curva de extinción

Para las personas que ya lleváis un tiempo con este comportamiento debéis saber esto, es fácil que hayáis oído que hay que ignorar al cachorro y aguantar mientras nos muerde porque de esta forma va a ver que no tiene ningún efecto y se va a aburrir.

En realidad es una muy mala idea porque cuando quitamos el reforzador de un comportamiento establecido como norma general en lugar de bajar, sube, os lo explico en una gráfica.

COMO ENSEÑAR A MI PERRO A NO MORDER

Entonces básicamente nos vamos a enfrentar a situaciones donde el cachorro nos va a morder, vamos a tener la fantástica idea de  ignorarlo, él va a incrementar la dureza del mordisco y la frecuencia, nos va a hacer daño y voilá hemos reforzado en plena explosión de extinción operante, si esto lo empleamos repetidas veces con el mismo resultado, es muy posible que el problema se multiplique x 10.


Así que emplear lo repetido anteriormente porque os va a funcionar seguro.


Entonces hemos visto: por qué muerde un cachorro, como hacen entre ellos para entenderse, qué cosas no tienes que hacer, qué tienes que hacer. Pero os voy a poner un ejemplo: Estáis con vuestro perro en casa y os agacháis para interaccionar con él, de repente nos muerde, nos levantamos y nos vamos y además lo hacemos de forma inmediata y con mucha precisión, en cuanto nos muerde se acabó, cada vez que ocurra eso tenemos que aplicar esta técnica. Pero pasar que después de eso el perro nos persiga y nos muerda los pantalones o las zapatillas, entonces le ofrecemos un mordedor interactivo, se soluciona con eso perfecto, pero imaginar que no lo quiere, pues practicamos unas órdenes, imaginar que después de las órdenes sigue igual y no cesa en su intento de mordernos, le ofrecemos un mordedor comestible, imaginar que tampoco funciona, pues lo ponemos en su parque son sus juguetes hasta que se tranquilice y allí puede tanto entretenerse como dormir si es que lo necesita, al final de lo que se trata esto es de que no se dé la circunstancia que no queremos, que es que nos muerda, no teniendo estas experiencias es imposible que se refuercen.

¿Me he Dejado Algo?

Si buscabas algo que no has encontrado en la lista puedes contactar y pedirnos que lo incluyamos, además si después de ver toda la información tienes alguna duda puedes mandarnos tu consulta a través de nuestro formulario de aquí abajo, te contestaremos enseguida.

Quizás también te interese:

¿CUÁNTO LE DURA EL CELO A MI PERRA?

¿CUÁNTO LE DURA EL CELO A MI PERRA?

¿CUÁNTO LE DURA EL CELO A MI PERRA?

¿CUÁNTO LE DURA EL CELO A MI PERRA?

Estamos aquí para ayudarte

Los email se contestan rápido, pero en ocasiones podemos tardar algo de tiempo en contestar, aunque no superarán las 24h. Si tienes alguna consulta urgente no te cortes, llámanos:

659 43 95 16.

Correo: Info@jescan.es

Telf: 659 43 95 16

Abrir chat
1
Hola soy Jesús 👋
¿En qué puedo ayudarte?